Revista Polo del Conocimiento


Polo del Conocimiento

 

 

Actitudes del personal de salud ante la atencin al paciente drogadicto

 

Attitudes of health personnel regarding drug addiction patient care

 

Atitudes do pessoal de sade em relao ao atendimento ao paciente com dependncia de drogas

Martha Saida Quiroz-Figueroa III

[email protected]

https://orcid.org/0000-0002-0959-0591

 

 

Yadira Gissella Lino-Conforme IV

[email protected]

https://orcid.org/0000-0003-3132-6655

 

 
 

 

 

 

 

 

 

 


Correspondencia: [email protected]

 

Ciencias de la Salud

Artculos de investigacin

 

*Recibido: 16 de julio de 2021 *Aceptado: 30 de agosto de 2021 * Publicado: 09 de septiembre de 2021

 

        I.            Magster en Investigacion Clnica y Epidemiologica, Licenciada en Enfermeria, Ecuador.

     II.            Universidad Estatal del Sur de Manab, Ecuador.

   III.            Ingeniera Comercial, Doctora en ciencias de la educacin, Docente principal a tiempo completo en la Universidad Tcnica de Manab, Ecuador.

  IV.            Universidad Estatal del Sur de Manab, Ecuador.


Resumen

El ser humano, en todas sus culturas pocas y estratos sociales se ha visto ligado a diferentes sustancias psicoactivas (SPA) que alteran la mente y la percepcin1, las cuales producen en su mayora adiccin lo que causa que se sigan utilizando por mucho tiempo. En el presente trabajo nos enfocaremos en plasmar la mayor cantidad de informacin referente al tema, acompandola adems de la opinin personal de los autores. El tratamiento para el abuso de drogas y la adiccin se desenvuelve en muchos ambientes diferentes, usando una variedad de enfoques relacionados con el comportamiento, as como farmacolgicos. Existen diversos programas especializados en tratamiento de drogas, proveen rehabilitacin, terapia de conducta, medicamentos, manejo de casos, y otros tipos de servicios a personas con problemas de uso de drogas. Los factores de riesgo actan en los individuos como dos extremos de un continuo, bien sea como proteccin o como un factor de riesgo para el consumo de drogas. El consumo de drogas tiene un importante impacto en la salud desde la adolescencia hasta la vejez, las drogas, en sus distintas clases, pueden actuar como factores de riesgo para la salud. Por ello, si los EAP quieren realizar una intervencin integral sobre la salud de la poblacin atendida, deben incorporar actuaciones de prevencin. - Las adicciones son un problema que tiene efectos en los individuos y la sociedad. Para el tratamiento y la rehabilitacin del paciente se han empleado diferentes lneas teraputicas las cuales han ido evolucionando a lo largo del tiempo.

Palabras Clave: Adiccin; psicotrpicos; rehabilitacin; prevencin; salud.

 

Abstract

The human being, in all its cultures, times and social strata has been linked to different psychoactive substances (SPA) that alter the mind and perception1, which mostly produce addiction, which causes them to continue to be used for a long time. In the present work we will focus on capturing the greatest amount of information regarding the subject, accompanying it in addition to the personal opinion of the authors. Treatment for drug abuse and addiction unfolds in many different settings, using a variety of behavioral as well as pharmacological approaches. There are several specialized programs in drug treatment, they provide rehabilitation, behavior therapy, medications, case management, and other types of services to people with drug use problems. Risk factors act in individuals as two ends of a continuum, either as protection or as a risk factor for drug use. Drug use has an important impact on health from adolescence to old age, drugs, in their different classes, can act as risk factors for health. For this reason, if the PCTs want to carry out a comprehensive intervention on the health of the population served, they must incorporate prevention actions. - Addictions are a problem that has effects on individuals and society. Different therapeutic lines have been used for the treatment and rehabilitation of the patient, which have evolved over time.

Key Words: Addiction; psychotropics; rehabilitation; prevention; health.

 

Resumo

O ser humano, em todas as suas culturas, pocas e camadas sociais, tem sido vinculado a diferentes substncias psicoativas (SPA) que alteram a mente e a percepo1, que em sua maioria produzem dependncia, o que faz com que continuem a ser utilizadas por muito tempo. No presente trabalho iremos nos concentrar em capturar o maior nmero de informaes a respeito do assunto, acompanhando-as alm da opinio pessoal dos autores. O tratamento para o abuso e a dependncia de drogas ocorre em muitos ambientes diferentes, usando uma variedade de abordagens comportamentais e farmacolgicas. Existem vrios programas especializados em tratamento de drogas, que oferecem reabilitao, terapia comportamental, medicamentos, gerenciamento de casos e outros tipos de servios para pessoas com problemas de uso de drogas. Os fatores de risco atuam nos indivduos como duas pontas de um continuum, seja como proteo ou como fator de risco para o uso de drogas. O uso de drogas tem importante impacto na sade desde a adolescncia at a velhice, as drogas, em suas diferentes classes, podem atuar como fatores de risco para a sade. Por isso, se os PCTs desejam realizar uma interveno integral na sade da populao atendida, devem incorporar aes de preveno. - Os vcios so um problema que afeta os indivduos e a sociedade. Diferentes linhas teraputicas tm sido utilizadas para o tratamento e reabilitao do paciente, as quais tm evoludo ao longo do tempo.

Palavras-chave: Dependncia; psicotrpicos; reabilitao; preveno; sade.

 

 

 

 

 

 

Introduccin

El ser humano a nivel histrico en todas sus culturas pocas y estratos sociales se ha visto ligado a diferentes sustancias psicoactivas (SPA) que alteran la mente y la percepcin1, las cuales producen en su mayora adiccin lo que causa que se sigan utilizando por mucho tiempo a futuro; bien sea de forma cultural, religiosa, para trascender, para afrontar problemas, para aislarse de los mismos, para adquirir calma y/o socializar con sus pares.

El consumo de sustancias psicoactivas ha estado ligado al deseo del ser humano por modificar el nivel de conciencia y el estado de nimo o utilizacin para paliar el sufrimiento.

Se podra definir droga como toda sustancia farmacolgicamente activa sobre el sistema nervioso, sea prescrita o no que modifica el comportamiento y conducta de quin la consume. (Varo, Roldn, & Velasco, 2020)

El fenmeno de las drogodependencias impacta de forma importante a nivel comunitario precisando de intervenciones avanzadas mediante el diseo e implementacin de programas integrales en su esfera biopsicosocial. Becoa y Martn afirman que Al hablar de consumo de drogas se estn barajando tres elementos interactuantes: la sustancia o sustancias, la persona que consume y el contexto (. . .)Obviar este hecho, concediendo un peso desproporcionado o exclusivo (. . .), supone alterar a priori cualquier anlisis riguroso que se realice del problema y cualquier solucin (. . .) (Jos Zarco Montejo, 2007)

Las aplicaciones avanzadas en servicios sociales generales y especializados, dependencias e intervencin en situaciones crticas, as como las intervenciones comunitarias y grupales especializadas en el mbito de la salud --tales como participacin comunitaria para profesionales y voluntariado---, han compuesto una estructura de intervencin e investigacin flexible, dinmica y con capacidad para evaluar las necesidades de sus potenciales usuarios y disear, e implementar, programas integrales de abordaje e intervencin de los problemas adictivos en su triple esfera biopsicosocial, que incluir la integracin del estudio de la persona concreta, la sustancia o sustancias que consuma y el contexto donde se da. (Molina AJ, Gonzlez J, Montero FG, 2015)

La drogadiccin es un trastorno complejo que puede involucrar a casi todos los aspectos del funcionamiento de una persona en la familia, en el trabajo, y en la comunidad. Debido a la complejidad y las consecuencias penetrantes de la adiccin, el tratamiento de la drogadiccin tpicamente incluye muchos componentes. Algunos de esos componentes enfocan directamente al uso de drogas de la persona, mientras que otros, como el adiestramiento laboral, estn dirigidos a reintegrar al individuo adicto para que se convierta en un miembro productivo de la familia y de la sociedad. (Naciones Unidas, 2016)

Desarrollo del tema

Proposicin

En el presente trabajo nos enfocaremos en plasmar la mayor cantidad de informacin referente al tema, acompandola adems de la opinin personal de los autores.

 

Argumentos para la discusin

El tratamiento para el abuso de drogas y la adiccin se desenvuelve en muchos ambientes diferentes, usando una variedad de enfoques relacionados con el comportamiento, as como farmacolgicos. Existen diversos programas especializados en tratamiento de drogas, proveen rehabilitacin, terapia de conducta, medicamentos, manejo de casos, y otros tipos

de servicios a personas con problemas de uso de drogas. En todos ellos el personal de salud dgase mdico de familia, enfermera, psiclogo, psiquiatra, etc juegan un rol fundamental.

Ya que el abuso y la adiccin a las drogas son problemas que pertenecen al campo de la salud pblica. El abuso y la adiccin a las drogas son tratados en instalaciones de tratamiento especializados y clnicas de salud mental por una variedad de proveedores, incluyendo terapeutas certificados especializados en abuso de drogas, mdicos, siclogos, enfermeras, y

trabajadores sociales. (Varo, Roldn, & Velasco, 2020)

Los tratamientos se hacen en diversos ambientes fuera del hospital, dentro del hospital y en las clnicas residenciales. Aunque a menudo se asocian ciertos enfoques especficos de tratamiento con ciertos ambientes o lugares de tratamiento, se puede incluir una variedad de intervenciones o servicios teraputicos en cualquier ambiente dado. (Osorio EA, Pillon, SC,2014).

 

 

 

 

Actuacin del personal mdico ante el paciente drogoadictivo

Para Daz LP, (2010), favorecer una mejora en la atencin a este grupo de pacientes, se tendr en cuenta los siguientes aspectos:

         Realizar una valoracin adecuada al ingreso, ms encaminada en conocer qu tipo de sustancia o sustancias son habitualmente consumidas, en qu cantidad, en qu ambiente y la finalidad del consumo.

         Entrevista motivacional, esta se realizar pasados unos das del ingreso cuando el paciente se encuentre adaptado a la unidad. La finalidad es darle a conocer los beneficios de la disminucin del consumo.

         Realizacin de actividades encaminadas al fomento de las habilidades sociales, taller de relajacin y manejo y control del estrs.

En la medida que sea posible, se puede valorar realizar intervenciones familiares donde poder implicar a la familia para que conozca la naturaleza del problema y las pautas a seguir para ayudar a su familiar. (Oliveira AB, Alessi NP, 2013). Se incidir en la importancia de evitar la hipervigilancia y actitudes culpabilizadotas con su familiar que pueden remover ms al paciente y provocar efecto contrario; que vuelva a su consumo o que ste incluso se vea aumentado por una respuesta de enfado y rechazo.

Educacin para la salud tanto individual como grupal.

         Entrenamiento en prevencin de recadas focalizada en habilidades conductuales para hacer frente a los impulsos y situaciones de riesgo.

         Supervisin y verificacin de la administracin farmacolgica prescrita durante su ingreso hospitalario.

En el manejo del paciente hay que tener en cuenta los siguientes puntos para favorecer su mejora:

1.      Establecer y mantener buena relacin teraputica.

2.      Vigilar el estado clnico del paciente (signos de abstinencia, temperatura, tensin arterial, etc.)

3.      Acordar y facilitar con el paciente el cumplimiento del programa teraputico.

4.      Prevencin de recadas.

5.      Educacin familiar.

6.      Evitar secuelas.

7.      Favorecer la coordinacin con otros profesionales para mejorar la comunicacin de avances y cambios en el paciente.

Niveles de atencin establecidos en la atencin al paciente drogodepenediente

Las estructuraciones de los servicios de atencin en drogodependencias se articulan en tres grandes niveles atencionales. (Mendes IAC, Marziale MHP ,2018)

Primer nivel

Es la puerta de entrada al sistema y sus recursos son los ms accesibles y menos exigentes de toda la red asistencial. Sus funciones comprenden: a) deteccin, captacin, motivacin y derivacin de drogodependientes a servicios especializados para iniciar tratamiento; b) atencin a las necesidades psicosociales y sanitarias bsicas del drogodependiente y su familia y c) conexin directa con la poblacin drogodependiente activa, que no acude a recursos asistenciales, para el desarrollo de acciones de reduccin de riesgos y de baja exigencia.

Segundo nivel

Formado por recursos especficos para el tratamiento de las drogodependencias y por los recursos especializados de carcter polivalente. Las funciones que se llevan a cabo desde este nivel consisten en(Daz LP, 2010):

         Desarrollo de la evaluacin diagnstica, la desintoxicacin y el tratamiento de drogodependencias.

         Planteamiento de objetivos de abstinencia u otros ms intermedios.

         Valoracin por equipos multidisciplinares que coordinan actuaciones de los diferentes servicios que actan en el proceso.

         Derivaciones de usuarios a recursos ms especializados (tercer nivel).

         Atencin ambulatoria manteniendo en lo posible vinculada a la familia.

 

 

Tercer nivel

Compuesto por recursos especficos con un nivel alto de especializacin en el tratamiento. Se accede por derivacin de los dispositivos del segundo nivel. Las funciones asignadas se corresponden con. (Mendes IAC, Marziale MHP ,2018)

Prestar una atencin altamente especializada durante un periodo de tiempo limitado.

         Ejercer un alto grado de tutela y control al drogodependiente, normalmente, en rgimen residencial.

Para favorecer una mejora en la atencin a este grupo de pacientes, se tendr en cuenta los factores de riesgo y de proteccin frente a posibles recadas.

Han sido mltiple la relacin de factores de riesgo y de proteccin descritos por los diferentes autores. Estos factores actan en los individuos como dos extremos de un continuo, de manera que segn las circunstancias actan como proteccin o como un factor de riesgo para el consumo de drogas. Seleccionamos, entre las posibles, la clasificacin de factores que influyen en el consumo de drogas realizada por un autor espaol, Salvador Moncada: Castillo (BAA, Marziale MHP, Castillo MMA, Facundo FRG, Meza MVG, 2018)

1. Factores de riesgo ambientales:

a)      La deprivacin social, b) La desorganizacin comunitaria, c) La disponibilidad y accesibilidad de sustancias, d) La percepcin social de riesgo, e) La movilidad de la poblacin. f) Las normas y leyes de la comunidad. (Sendino R, lvarez E, Brime B, Llorens N, Ruiz A, Snchez-Franco E. Informe 2016).

2. Factores de riesgo del individuo; sus relaciones con el entorno:

b)      Antecedentes familiares de alcoholismo, b) Pautas educativas, c) Actitudes y modelos de conducta de los padres, d) Conflictos familiares, e) Los valores, f) La agresividad, g) La bsqueda de sensaciones, h) Otros problemas de conducta, i) La actitud hacia las drogas, j) El fracaso escolar. k) El grupo de iguales.

Por otro lado (Ortega, 2013) expone los siguientes factores protectores.

Se entiende todos aquellos elementos que promueven y garantizan la estabilidad a corto, medio y largo plazo de la situacin clnica y psicosocial del paciente.

Estos son:

1.      La adherencia al tratamiento psicofarmacolgico.

2.      El Cumplimiento de actividades teraputicas y rehabilitadoras.

3.      La optimizacin de la capacidad de afrontamiento mediante entrenamiento psicosocial.

La potenciacin de este aspecto implica por tanto el fortalecimiento y / o el desarrollo de las competencias del paciente en su interaccin con el medio. Esta estrategia es en todo punto congruente con el modelo de Vulnerabilidad Estrs y con su adaptacin de Vulnerabilidad Cruzada, aplicada a la Patologa Dual. (BAA, Marziale MHP, Castillo MMA, Facundo FRG, Meza MVG, 2018)

4. La disponibilidad de un adecuado apoyo familiar y social.

5. La disponibilidad de apoyo profesional multidisciplinar especializado.

6. El desarrollo de una actividad laboral protegida u ordinaria; ya que protege tanto por el lado de la integracin social (frente a la marginalidad y la exclusin) como por el de la estructuracin de la jornada y el establecimiento de la diferenciacin bsica entre Trabajo, Tiempo Libre y Ocio. (Sendino R, lvarez E, Brime B, Llorens N, Ruiz A, Snchez-Franco E. Informe 2016).

En todo caso, se trata de elementos que son moldeables y por eso podemos trabajar sobre ellos de forma operativa, ya que el propsito de nuestro abordaje es crear condiciones de seguridad que deben ser dispuestas desde las fases iniciales de tratamiento y cuya adquisicin debe secuenciarse bajo supervisin tcnica. Para tratar efectivamente a estos pacientes es necesario un equipo que rena a profesionales de distintas reas (psiclogos, mdicos, neurlogos, psiquiatras, etc.). Este trastorno es crnico, razn por la cual se habla de rehabilitacin y no de cura. (Mendes IAC, Marziale MHP ,2018).

 

 

 

La indicacin de un determinado tipo de tratamiento va a depender segn (Varo, Roldn, & Velasco, 2020) de:

         La sustancia que se utilice.

         La pauta de consumo.

         Las caractersticas individuales del paciente.

         El sistema de apoyo social con el que cuente.

Los objetivos bsicos del tratamiento de todos los trastornos por abuso o dependencia de una sustancia se corresponden con:(Ortega, 2013)

         La abstinencia total a la /s sustancia /s (suprimir el consumo).

         Obtener un bienestar fsico, social y psicolgico.

En los tratamientos se intenta que el paciente pueda romper con esta autodestruccin, y se les ensea que pueden tener grupos de pares que no utilicen drogas.

Tenemos a los grupos de autoayuda como Narcticos Annimos (N.A). Que generalmente no se ven como una forma de tratamiento, porque no intervienen mdicos y los grupos son llevados por ellos mismos, pero son una forma de tratamiento. (Sendino R, lvarez E, Brime B, Llorens N, Ruiz A, Snchez-Franco E. Informe 2016)

Tambin se puede recurrir a las comunidades teraputicas (conocidas tambin como "granjas", por las tareas que se realizan ah dentro), en las que casi no se utiliza medicacin. En stas se trabaja fundamentalmente en grupo con los pacientes, buscando que se contengan, critiquen y vean que su problemtica no es nica, sino que otras personas que atraviesan por una historia similar.

Lo primordial en el tratamiento es la terapia de grupo; tambin es de gran importancia la terapia familiar.

Otra modalidad de tratamiento son las clnicas especializadas en drogadiccin. En un primer momento se trata de ayudar al paciente en forma ambulatoria. Si esto no da resultado se interna al paciente para poder tratarlo. (PJ. F, 2010)

Otra posibilidad para el tratamiento es el hospital de da, el paciente debe concurrir a la clnica y permanece all durante 6-8 horas aproximadamente y participar de las actividades que se le proponen (terapia de grupo, rehabilitacin social y laboral, terapia ocupacional, etc.). Se reserva para los pacientes ms leves, que mantienen un trabajo, buenas relaciones sociales, un vnculo sano con su familia. (PJ. F, 2010)

La duracin del tratamiento es entre los 3 meses y un ao. Es importante que la clnica cuente con un apoyo mdico, psiquitrico y psicolgico.

En una primera instancia se debe desintoxicar al paciente, y luego someterlo a un programa de rehabilitacin. La desintoxicacin permite manejar el sndrome de abstinencia. Debe ser, por lo tanto, guiada y controlada por un mdico o psiquiatra y efectuada en una clnica u hospital y no de forma ambulatoria. La abstinencia a las sustancias de consumo es la parte primordial para que la psicoterapia tenga efecto. Adems, permite conocer al paciente sin los efectos de la sustancia ingerida, inyectada o inhalada.(Jos Zarco Montejo, 2007)

El segundo paso del tratamiento que es la parte de tratamiento psicolgico y rehabilitacin, que es muy importante. Mucha gente cree que con la desintoxicacin basta y esto no es cierto.

Dentro del tratamiento es importante la psicoeducacin de la familia y del paciente mismo. La misma consiste en brindar informacin acerca del trastorno: cules son las sustancias que se utilizan, que efectos tienen sobre la persona, que cambios internos y cambios observables se producen, cmo ayudar a la persona drogodependiente, por qu se utiliza un determinado tratamiento, etc. (PJ. F, 2010)

En algunos casos es necesario el uso teraputico de alguna sustancia, como la Metadona o el Disulfirn, para: Desalentar al individuo en el consumo de una sustancia. Por ejemplo bloqueando, con la Nolaxona, Noltrexona u otra sustancia, la Reducir los sntomas del sndrome de abstinencia. Por ejemplo, la Metadona simula la accin en el cerebro de la herona y tiene menos efectos secundarios.

Tratar los trastornos que se presentan conjuntamente con ste. Por ejemplo, utilizar un antidepresivo para tratar una depresin subyacente.

Es de importancia el seguimiento del paciente durante 5 aos aproximadamente. No se le da "el alta" al paciente, sino que ste deber tener un seguimiento por parte del o los profesionales que lo hayan tratado, para evaluar su recuperacin e intervenir ante eventuales recadas. La inclusin de la familia en el tratamiento es primordial, por las caractersticas que sta presenta.

Un apoyo adecuado por parte de los familiares y amigos es esencial para facilitar los complejos cambios conductuales necesarios para que un paciente abandone el abuso de sustancias.

Suele ser difcil que la persona acepte ir a visitar a un profesional de la salud por lo que est padeciendo. Por tal razn es importante que un familiar o amigo le haga saber que atraviesa este problema y que est preocupado, hacindole notar el porqu (por ejemplo porque se ve que ha disminuido su rendimiento, ha cambiado su estado de nimo, est ms irritable, no tolera determinadas cosas que antes toleraba, se lo nota ms aislado, etc.). Explicar que no se pierde nada yendo a visitar a un profesional de la salud, es de gran ayuda en ciertas ocasiones. (Morn Ch, Et all, 2011)

Los mejores programas de tratamiento proveen una combinacin de terapias y de otros servicios para satisfacer las necesidades de cada paciente.

Elementos fundamentales en el proceso de Rehabilitacin (Morn Cha, et all 2011):

Principios:

         No hay un tratamiento universal.

         La estrategia a desarrollar ser siempre personalizada a partir de lineamientos globales y debe ser integral y accesible a todas las necesidades del paciente.

         Debe ser flexible y retroalimentada a travs de evaluaciones sistemticas.

         Incluir la conserjera junto a tcnicas psicoteraputicas individuales y de grupo.

         La medicacin debe estar presente, fundamentalmente en el perodo de desintoxicacin, y ser siempre utilizada con objetivos precisos y con mesura.

         Las recadas deben ser siempre consideradas como parte del tratamiento.

         Se garantizar el seguimiento consistente del paciente en su decursar por todas las etapas descritas por Prochaska con especial nfasis en la fase de prevencin de recadas, en la que los grupos de autoayuda jugarn un papel transcendental.

 

Metas 1 (Morn Cha, et all 2011:

a. Mantener las mejoras fisiolgicas y emocionales obtenidas durante la desintoxicacin y la

estabilizacin.

b. Lograr la abstinencia permanente.

c. Ensear, modelar y apoyar comportamientos orientados al mejoramiento de la salud

personal y de la funcin social que reduzcan las amenazas para la salud y la seguridad

pblicas.

d. Ensear y estimular cambios comportamentales y de estilos de vida incompartibles con el abuso de sustancias.

Papel primordial del mdico y la enfermera en la rehabilitacin del paciente (Dolors Mas M, 2015).

El papel del personal de salud ante las drogas es cada vez ms amplio dentro de los equipos de Atencin Primaria y Especializada. Adems, pueden desarrollar un papel destacado en actuaciones en materia de promocin de la salud comunitaria y en prevencin desde un enfoque multifactorial en drogodependencias y adicciones. Su contribucin puede ser decisiva en la deteccin precoz, el abordaje inicial, derivacin a recursos especializados ---o atencin desde l si su labor est en uno de ellos--- y en la coordinacin y seguimiento desde los distintos equipos sociales y de salud, siempre desde la comunicacin continua con la persona usuaria, teniendo en cuenta las necesidades individuales y favoreciendo el desarrollo de cada paciente. (Dolors Mas M, 2015)

Las enfermeras dentro del gran grupo interdisiplinario que atiende a estos pacientes, juega un papel determinante. Las mismas han de ser capaces de integrar las herramientas de la psicologa con las propias de su disciplina para poder resolver los problemas que plantean los pacientes con algn tipo de adiccin. Para ello, realizarn la valoracin enfermera, siguiendo el modelo ms funcional para ellas en funcin del mbito y grado de experticia con el mismo. Sea cual sea la herramienta inicial que se emplee, necesariamente tendr que emitirse unos diagnsticos enfermeros basndonos en la taxonoma internacionalmente aceptada de la NANDA. Estos servirn como base de actuacin y para establecer los objetivos de resultados (NOC) y emprender las intervenciones (NIC) adecuadas. (Sendino R, lvarez E, Brime B, Llorens N, Ruiz A, Snchez-Franco E. 2015)

A pesar de los que muchas personas creen, el papel del enfermero en los centros de ayuda a la dependencia es muy importante, como puede deducirse de la enumeracin de alguna de sus funciones: (Sendino R, lvarez E, Brime B, Llorens N, Ruiz A, Snchez-Franco E. 2016).

         Obtencin de muestras: En primer lugar, se le informar al paciente de la intervencin que se le va a realizar y cul es el motivo de la misma para as tratar de lograr su cooperacin. Estas muestras incluyen test de embarazo, muestras de sangre, muestras de orina El principal objetivo de la recogida de muestras es controlar si el paciente sigue el programa o, si por el contrario, ha vuelto a consumir, pero nunca ser un objeto de sancin o de castigo. (Martnez E, 2016).

         Constantes vitales: El personal de enfermera se encarga de tomar la TA, el pulso, la saturacin y la temperatura de los pacientes como control bsico de la salud de los mismos, adems de supervisar muchos de los efectos adversos de los medicamentos empleados en el tratamiento, o para controlar las posibles complicaciones de las sustancias psicotrpicas que consuman. Tambin se les toma el peso y la talla para valorar su estado nutricional y evitar alteraciones. (Martnez E, 2016).

         Profilaxis y curas: Por un lado, el enfermero se encargar de realizar todas las curas que los pacientes necesiten. Por otro lado, se realizar la profilaxis de infecciones mediante vacunacin (VHB, VHA, DTP, Gripe, Neumococo), siempre explicando al paciente por qu se hace y cmo se hace. (Acosta M, 2014).

         Promocin de la salud: Una de las principales funciones de los profesionales de enfermera en el centro de atencin a la drogodependencia es la educacin para la salud, tanto a nivel individual como a nivel grupal. En estas intervenciones tambin se tratar el autocuidado, la autoestima y las habilidades sociales para que, cuando se reinserten en la sociedad, hayan desarrollado dichas habilidades. (Acosta M, 2014)

Supervisin del proceso teraputico: Cada paciente tendr asignado un equipo de trabajo formado por un mdico, una enfermera, un psiclogo, un terapeuta ocupacional y un trabajador social. Esto no quiere decir que esos profesionales estn slo para ese paciente, sino que cada profesional puede encargarse de ms de uno. Lo que se trata con estos equipos de trabajo es que el paciente tenga una persona de referencia para cualquier duda que se produzca, y esta le haga el seguimiento de su tratamiento y de su progreso.

Administracin de frmacos: En muchos casos en Navarra, los pacientes no son capaces de permitirse el tratamiento, por lo que reciben ayudas para poder costearlo, en funcin de las necesidades de cada uno. A la hora de repartir la medicacin, tanto el enfermero como el paciente deben cumplimentar una hoja en la que se especifica el medicamento, la dosis y el consentimiento para tomarla. Adems, cada paciente tendr un cajn donde se guardarn sus medicamentos para evitar posibles confusiones a la hora de administrarlos. Lo ms importante es comprobar la dosis, la va, el paciente y el frmaco correctos. Por ltimo, la enfermera ser la que informe al paciente de los requisitos necesarios para comenzar el tratamiento, la que lleve el registro de los tratamientos y los pacientes, y tambin debe asegurarse de que el paciente presente signos de mantenerse abstemio para poder iniciar la terapia con total seguridad.

Prevencin de las drogas desde la atencin primaria de salud

La prevencin del consumo de drogas es uno de los retos ms atractivos para los profesionales de Atencin Primaria (AP) porque los mdicos de familia, los pediatras, los enfermeros y los trabajadores sociales tienen ante s un enorme campo de actuacin, en el que pueden modular sus iniciativas y su nivel de implicacin dependiendo de la profundidad de sus conocimientos en materia de prevencin, los perfiles de poblacin a los que atiendan, sus inquietudes profesionales o las del equipo con el que trabajan o, tal vez, por las demandas recibidas por la poblacin atendida. (BARBOSA L, SCHLOTEFELDT D, 2014)

La prevencin del consumo de drogas en AP es un campo pendiente de explorar y que hasta la fecha ha tenido un escaso desarrollo. Por lo tanto, se puede afirmar que se estaran dejando pasar claras oportunidades para contribuir a la mejora de la salud de las personas que son atendidas en los centros de salud. No obstante, esta realidad no ha de verse como un sentimiento de despreocupacin de los profesionales, ni como el resultado de una mala praxis, pues son bien conocidas las condiciones de trabajo en los Equipos de Atencin Primaria (EAP) y cules han sido hasta la fecha las prioridades de atencin a los problemas de salud de los ciudadanos, sin olvidar que el abordaje de los problemas derivados del consumo de drogas tiene una importante complejidad y se encuentra todava en una fase de desarrollo y acumulacin de nuevos conocimientos y de evidencias cientficas. lvarez G, Matilde. Cuervo R, Mary L. Espinal G, Mara T. Castao R, Julin. (2006)

A pesar de estas situaciones poco favorables, se han acumulado experiencias muy interesantes en la AP, con especial intensidad en el abordaje de los consumos de tabaco y alcohol, sin olvidar un cuantioso nmero de intervenciones realizadas en centros de salud y dirigidas a la infancia y la adolescencia, muchas de ellas con una clara orientacin comunitaria.

El consumo de drogas tiene un importante impacto en la salud de la mayora de los grupos de edad. Desde la adolescencia hasta la vejez, las drogas, en sus distintas clases, pueden actuar como factores de riesgo para la salud. Por ello, si los EAP quieren realizar una intervencin integral sobre la salud de la poblacin atendida, deben incorporar actuaciones de prevencin. A continuacin se presenta una relacin de las actividades ms indicadas desde AP segn Morn Chamorro I, Baldir Martnez de Irujo J, Marruecos-Sant L, Nogu Xarau S. (2011):

         Actividades de prevencin de carcter individual, realizadas en la consulta, y generalmente orientadas a adolescentes y pacientes jvenes. Encaminadas a conocer las conductas en salud del paciente y las posibles prcticas de riesgo, mediante el establecimiento de un dilogo sobre las necesidades en salud y utilizando herramientas de escucha activa y consejo (counselling) como estrategia de orientacin ante una posible presencia de comportamientos de riesgo (gestin de placeres y riesgos).

         Actividades de prevencin de carcter comunitario, dirigidas a la infancia y adolescencia y realizadas en colaboracin con sus mediadores habituales y mediante la aplicacin de programas para la prevencin del consumo de drogas. Estos programas se desarrollan, generalmente, con la colaboracin de los centros escolares y la participacin de docentes, con asociaciones y organizaciones no gubernamentales (ONG), as como la posible participacin de los padres. lvarez G, Matilde. Cuervo R, Mary L. Espinal G, Mara T. Castao R, Julin. (2006).

         Actividades en la consulta para orientar a los padres sobre los temores, sospechas o realidades de sus hijos ante el consumo de drogas.

         Actividades para la deteccin en las familias y en el entorno social de factores de riesgo que pueden influir en los nios y adolescentes para que adopten conductas de riesgo relacionadas con el consumo de drogas.

         Actividades en la consulta para la deteccin precoz en los adultos de consumos de drogas, normalmente legales como el alcohol y el tabaco, aunque tambin ilegales, como el cannabis y la cocana, en situaciones de riesgo potencial o real para su salud.

Actividades de prevencin dirigidas a las enfermedades de mayor prevalencia en morbilidad y mortalidad atendidas en los centros de salud, como son las patologas cardiovasculares y las respiratorias, y que estn claramente relacionadas con el consumo de ciertas drogas, especialmente tabaco y alcohol.

         Actividades orientadas a la disminucin de daos y el control de factores de riesgo para la salud en consumidores habituales de drogas, que pueden o no estar atendidos por otros dispositivos asistenciales.

         Actividades de refuerzo de conductas con estilos de vida saludables relacionados con las drogas.

Por lo tanto, los EAP estn en condiciones de actuar como agentes esenciales en la prevencin del consumo de drogas, tanto con los jvenes como con la poblacin adulta.

Estas intervenciones pueden abarcar diferentes mbitos de actuacin y desenvolverse con distinta intensidad, dependiendo del contexto y de las circunstancias de cada centro de salud.

 

Conclusiones

         Las adicciones son un problema que tiene efectos en los individuos y la sociedad. Para e tratamiento y la rehabilitacin del paciente se han empleado diferentes lneas teraputicas las cuales han ido evolucionando a lo largo del tiempo.

         Los Centros de Atencin a la Drogodependencia (CAD) desarrollan un papel fundamental en la rehabilitacin de personas drogodependientes. El trabajo del profesional de salud en los CAD es muy importante ya que, aparte de tratar la drogodependencia y supervisar el tratamiento, participan en las labores de cuidado y educacin sobre las drogas y sus efectos. As se tratara de evitar las recadas y el xito de las terapias.

         La mejor manera de prevenir el consumo de sustancias psicoactivas por parte de los es identificando e interviniendo los factores de riesgo que se presentan en cuanto a la persona y su entorno es decir familia y comunidad.

 

Referencias

1.      Jos Zarco Montejo, F. C. (2007). EL PAPEL DE LA AP ANTE LOS PROBLEMAS DE SALUD RELACIONADOS CON EL CONSUMO DE DROGAS. Barcelona, Espaa. Obtenido de https://www.google.com/url?q=http://www.fundacioncsz.org/ArchivosPublicaciones/89.pdf&sa=U&ved=2ahUKEwi3xMGF_eryAhUvRzABHSeJCasQFnoECAYQAg&usg=AOvVaw009mv-WncKeidkvL_Lnnqy

2.      2-Varo, I. S.-V., Roldn, P. V., & Velasco, E. R. (28 de Enero de 2020). PROTOCOLO DE ATENCIN AL PACIENTE DROGODEPENDIENTE. Espaa. Obtenido de https://www.google.com/url?q=http://www.codem.es/Adjuntos/CODEM/Documentos/Informaciones/Publico/9e8140e2-cec7-4df7-8af9-8843320f05ea/8911fe14-86ed-40d7-92d0-f01d9d09932f/0a2c98a3-75c8-4481-bd43-5324a00f64f5/0a2c98a3-75c8-4481-bd43-5324a00f64f5.pdf&sa=U&v

3.      3- Naciones Unidas. ( 2016) Oficina contra la droga y el delito. Jvenes y drogas en pases sudamericanos: un desafo para las polticas pblicas. Primer estudio comparativo sobre uso de drogas en poblacin escolar secundaria. [Libro en internet] Lima Per; 2016. Disponible en: www.cicad.oas.org/oid/new/statistics/siduc/infofinal_estudio_comparativo.pdf

4.      4. Osorio EA. Ortega de Medina NM, Pillon, SC. (2014). Factores de riesgo asociados al uso de drogas en estudiantes adolescentes. Rev. Latino-Am. Enfermagem 2004; mar./abr.12(spe):369-375. Disponible en: http://www.scielo.br/pdf/rlae/v12nspe/ v12nspea11.pdf

5.      5- Daz LP, P. M. (2010). El papel de los profesionales en centros de atencin en drogas en de la ciudad de Bogot, Colombia. Rev. Latino-Am. Enfermagem, 573-81. Obtenido de https://www.google.com/url?q=https://academica-e.unavarra.es/bitstream/handle/2454/26826/TFG%2520Jon%2520Arg%25C3%25BCelles.%2520Atenci%25C3%25B3n%2520de%2520enfermer%25C3%25ADa%2520en%2520la%2520drogodependencia.pdf%3Fsequence%3D1%26isAllowed%3Dy&sa=U&ve

6.      6-Oliveira AB, Alessi NP. (2013) El trabajo de enfermera en salud mental: contradicciones y potencialidades actuales. Rev. Latino- Am. Enfermagem. 2013 maio/jun.; 11(3):330-40. Disponible en: http://www.scielo.br/pdf/rlae/v11n3/16543.pdf

7.      7- Mendes IAC, Marziale MHP. (2018) Desarrollando competencias para la reduccin de la demanda de drogas Rev. Latino-Am. Enfermagem 2018 jul./ago;16(spe):505-6. Disponible en: http://www.scielo.br/pdf/rlae/v16nspe/01.pdf.

8.      8- Castillo BAA, Marziale MHP, Castillo MMA, Facundo FRG, Meza MVG. (2018) Situaciones de la vida estresantes, uso y abuso de alcohol y drogas en adultos mayores de Monterrey, Mxico. Rev. Latino-Am. Enfermagem. 2018 jul./ago;16(spe):509-15. Disponible en: http://www.scielo.br/pdf/rlae/v16nspe/02.pdf.

9.      10. Sendino R, lvarez E, Brime B, Llorens N, Ruiz A, Snchez-Franco E. Informe (2016): Alcohol, tabaco y drogas ilegales en Espaa. BOE [Internet]. 2016;196201. Available from: http://www.pnsd.msssi.gob.es/profesionales/sistemasInformacion/informesEstadisticas/pdf/2016_INFORME_OEDT.pdf

10.  11. PJ F. (2010) Verdades y mentiras del alcohol. Available from: http://www.medicinajoven.com/2009/07/verdades-y-mentiras-del-alcohol.html

11.  12. Morn Chamorro I, Baldir Martnez de Irujo J, Marruecos-Sant L, Nogu Xarau S. (2011) Intoxicacin aguda por derivados del cannabis. n: Difusin G, editor. Toxicologa clnica. Madrid; 2011. p. 4637.

12.  13. Dolors Mas M. Mitos y falsas creencias sobre las drogas, el alcohol y los adolescentes [. Siquia. 2015. Available from: http://www.siquia.com/2015/03/mitos-y-falsas-creencias-sobre-las-drogas-el-alcohol-y-los-adolescentes/

13.  14. Morn Chamorro I, Baldir Martnez de Irujo J, Marruecos-Sant L, Nogu Xarau S. Intoxicacin aguda por dietilamida del cido lisrgico (LSD). In: Grupo difusin, editor. Toxicologa clnica. Madrid; 2011. p. 52931.

14.  15. Sendino R, lvarez E, Brime B, Llorens N, Ruiz A, Snchez-Franco E. INFORME 2015: Alcohol, tabaco y drogas ilegales en Espaa. BOE. 2015;151. Available from: http://www.pnsd.msssi.gob.es/profesionales/sistemasInformacion/informesEstadisticas/pdf/INFORME_2015.pdf

15.  16- Sendino R, lvarez E, Brime B, Llorens N, Ruiz A, Snchez-Franco E. INFORME 2016: Alcohol, tabaco y drogas ilegales en Espaa [Internet]. BOE. 2016. p. 196201. Available from: http://www.pnsd.msssi.gob.es/profesionales/sistemasInformacion/informesEstadisticas/pdf/2016_INFORME_OEDT.pdf

16.  17- Martnez Garca E. Comportamiento del consumidor ante las bebidas energticas [Internet]. UNiversidad de Sevilla; 2016. Available from: https://idus.us.es/xmlui/bitstream/handle/11441/48787/TFG EDUARDO MARTINEZ GARCIA %28DEFINITIVO%29%281%29.pdf?sequence=1&isAllowed=y

17.  18-Acosta Marta. Participacin del profesional de enfermera en el tratamiento de la persona con dependencia a las drogas En Revista cientfica de Enfermera (2014). Vol. 16, no. 11(jul-dic 2014); p. 2 Disponible en http://sibiup.up.ac.pa/otros-enlaces/enfoque/Julio_Diciembre_2014/6_dependencia%20a%20las%20drogas_REVISTA%20ENFOQUE%20_N%C2%B011.pdf.

18.  19- lvarez G, Matilde. Cuervo R, Mary L. Espinal G, Mara T. Castao R, Julin. (2006) Diagnsticos de enfermera, perfil social y clnico de adolescentes en tratamiento para la drogadiccin en un centro de rehabilitacin de Medelln 2006. En Revista Electrnica en Salud Mental, Alcohol y Drogas, vol. 4, 2008. Disponible en http://www.redalyc.org/pdf/803/80340107.pdf.

19.  20- BARBOSA DE P Leandro. SCHLOTEFELDT S Dbora. El papel de la atencin bsica en el cuidado al usuario de crack: opinin de usuarios, trabajadores y gestores del sistema EN: revista mdica de salud mental, alcohol y drogas. (2017) [en lnea] vol. 13, no. (2017); p.6 Disponible en http://pepsic.bvsalud.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1806-69762017000100005.

20.  21- BITTENCOURT P, Ana. GARCIA, Lucas. GOLDIM, Jos. Adolescencia vulnerable: factores biopsicosociales relacionados con el uso de drogas. (2015) En Revista de Biotica. Vol. 23, no. 2 (may-agos 2015); p. 6 Disponible en http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1983-80422015000200311.

21.  22- Morn Chamorro I, Baldir Martnez de Irujo J, Marruecos-Sant L, Nogu Xarau S. (2011) Intoxicacin por opiceos y opioides. In: Difusin G, editor. Toxicologa clnica. Madrid; 2011. p. 48395.

22.  23-BOSQUE P, Marina. BRUGAL, Mara T. (2016) Intervenciones de reduccin de daos en usuarios de drogas: situacin actual y recomendaciones EN: Gaceta de salud pblica espaola, Vol. 30, no. 1 (nov 2016), p 3 Disponible en https://ac.els-cdn.com/S0213911116300838/1-s2.0-S0213911116300838-main.pdf?_tid=62668622-ff0f-11e7-b0b3-00000aab0f02&acdnat=1516582900_ebcf9803615e571128845fa02fe1823e

23.  24- BOSQUE, Carlos. Actuacin en la reduccin de daos por consumo de sustancias en poblacin infantil. (2018) Disponible en https://ac.els-cdn.com/S0213911116300838/1-s2.0-S0213911116300838-main.pdf?_tid=62668622-ff0f-11e7-b0b3-

 

 

2021 por los autores. Este artculo es de acceso abierto y distribuido segn los trminos y condiciones de la licencia Creative Commons Atribucin-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0)

(https://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/)

Enlaces de Referencia

  • Por el momento, no existen enlaces de referencia




Polo del Conocimiento              

Revista Científico-Académica Multidisciplinaria

ISSN: 2550-682X

Casa Editora del Polo                                                 

Manta - Ecuador       

Dirección: Ciudadela El Palmar, II Etapa,  Manta - Manabí - Ecuador.

Código Postal: 130801

Teléfonos: 056051775/0991871420

Email: [email protected][email protected]

URL: https://www.polodelconocimiento.com/

 

 

            



Top